Algunos de los principales fallos de Windows

WINDOWS-8

Un ordenador, por mucho que cuente con todo tipo de avances tecnológicos, suele tener fallos, sobre todo cuando ya tiene cierto tiempo y su rendimiento empieza a empeorar. Estos fallos pueden provocar grandes problemas si no estás lo suficientemente preparado para afrontarlos. Unos fallos que acaban invitando a llevar tu ordenador a un servicio técnico de reparación de ordenadores, con el objetivo de que tu ordenador vuelva a la normalidad. Pero que no cunda el pánico, ya que en muchos casos todos estos fallos tienen solución, y no es necesario acudir a un centro de reparación de ordenadores.

Windows, consciente de esto y pensando en subsanar todo estos fallos, ha creado diferentes opciones de recuperación para Windows 8, que permiten prevenir todo tipo de fallos, así como solucionarlos. Opciones que sin duda aumentan las posibilidades de recuperación y favorecen al mejor rendimiento de tu ordenador.

El problema es que mucha gente desconoce estas opciones de recuperación, que se encuentran algo escondidas. Y es que para llegar a esas opciones de recuperación, hay que acceder desde el característico menú oculto situado en la parte derecha del escritorio. Si no sabes lo qué es, lleva el cursos de tu ordenador a la parte derecha de tu pantalla y déjalo fijo durante unos segundos. Automáticamente verás como te aparece el menú mencionado.

Una vez allí, tan solo debes pinchar en la pestaña configuración, y posteriormente en cambiar configuración de PC, para terminar con actualizar y reparar. Tres pasos muy sencillos que tan solo te llevarán unos minutos, o incluso menos. No dudes en probarlos.

A continuación pasarás a una pantalla en la que encontrarás tres opciones realmente útiles cuando te aparezca algún tipo de fallo. Estas opciones te permitirán solucionar tú mismo los problemas sin tener que recurrir a ayuda externa, ni acudir a ninguna empresa de reparación de ordenadores. Es mucho más fácil de lo que parece. De estas tres opciones, la primera es la más obvia, aunque eso sí, deberás tener las actualizaciones automáticas activadas para así poder disfrutar de la máxima seguridad. En caso de no tenerlas activadas asegúrate de hacerlo.

La segunda opción es la de “historial de archivos”. Aquí encontrarás las diferentes copias de seguridad que hayas realizado en Windows. Para realizar estas copias de seguridad, totalmente necesarias si aprecias tu información y no quieres acudir a un servicio técnico informático, tan solo tendrás que conectar un disco duro externo y pasar a la activación del historial de archivos. Automáticamente, a continuación comenzará a realizar la copia de seguridad.

Por último aparece la opción de recuperación, que es fundamental para solucionar las averías producidas en el sistema; ataques de virus, un uso desaconsejado del SO, inestabilidad de Windows…

Aquí tenemos tres opciones diferentes entre las que elegir, que variarán en función de nuestras necesidades. Si lo que deseas es limpiar el SO, la opción adecuada será la primera, mientras que si lo que quieres es volver al estado inicial del ordenador, te resultaría mejor la segunda. La tercera se centra principalmente en restaurar una imagen del sistema a su estado inicial.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR